Tarta de zanahoria con frosting de queso

pastís-de-pastanaga-amb-tal

No es que hacer tartas sea una de nuestras especialidades, pero en algunas ocasiones nos ponemos a ello en plan “cocinitas” ¡y nos salen cosas ricas! Por eso, hoy vamos a enseñar con mucho orgullo cómo hemos preparado una tarta de zanahoria cubierta con frosting de queso, unos de los pasteles más populares del mundo.

 

Es fácil de hacer y realmente queda genial para compartirla con nuestros amigos o familiares. Sin duda, un invitado que dará más sabor a nuestras celebraciones. Ya verás lo bien que vas a quedar si la haces siguiendo los pasos que a continuación indicamos. Advertimos que suele desaparecer pronto, y no es de extrañar, ¡así que no te despistes y házte con tu parte!

 

-Preparación de la tarta de zanahoria con frosting de queso-

 

Para el bizcocho:

 

1. Lavar y pelar las zanahorias. Rallarlas y reservar.

 

2. Batir el aceite con el azúcar con una batidora de varillas. Añadir los huevos uno a uno, y después la leche.

 

3. Tamizar la harina con la levadura y la canela hasta que esté bien mezclado. Añadir la harina a la mezcla anterior poco a poco, batiendo bien para que no queden grumos. Agregar la zanahoria rallada.

 

4. Precalentar el horno a 175ºC. Repartir la masa en dos moldes desmoldables, de forma que haya la misma cantidad en ambos.

 

5. Hornear durante unos 25 minutos, hasta que al pinchar con un palillo salga limpio. Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla antes de desmoldar.

 

 

Para la crema de queso:

 

 

1. Batir la mantequilla (a tempera ambiente) hasta que se ablande y esté cremosa. Añadir el azúcar glass poco a poco, batiendo a baja velocidad.

 

2. Agregar el queso crema. Batir bien hasta que esté integrado.

 

3. Para montar la tarta, coloca una capa del cobertura de queso (la mitad aproximadamente) encima de uno de los bizcochos. Coloca el otro bizcocho encima y aprieta un poco. Echa el esto de la crema de queso sobre el otro bizcocho. Para decorar queda bonito hacer unas ondas con un tenedor y después tirar por encima un poco de raspadura de naranja.

 

 

Y aquí os la presentamos, ¡nuestra obra de arte hecha por El Relámpago!