Photocall para bodas y fiestas particulares

ANTIFAZ PLUMAS BLANCO LUJO GUIRCAAsistir a una fiesta, una boda o un evento de empresa debería ser sinónimo de pasarlo bien y hacer mínimamente el tonto. Y estaréis conmigo que no hace falta ser Anita Obregón ni la Esteban para marcarse un posado delante de una cámara. Con esta idea, la de hacer un poco el indio y no hacer de invitado-pasmarote toda la velada, nacieron los photocall. Bien fácil. Solamente necesitamos un fondo liso (con una tela, por ejemplo) sobre el cual enmarcaremos la foto, una cámara (sencilla, sencilla, incluso de usar y tirar) y un montón de accesorios de lo más disparatado.  Pelucas, boas de marabú, sombreros de gánster, bigotes, gafas, morritos de goma, todo vale.  Resultado: echarse unas risas y llevarse un recuerdo (algo vergonzoso) de la celebración a casa. Photocall boda13662-SOMBRERO-GANGSTER-LAT